Cuando Brad Pitt vivió en Luján de Cuyo

Sociedad 23 de septiembre de 2019 Por Claudio Bello
Este 21 de septiembre se cumplieron 23 años de la revolucionaria visita del actor junto a la bella actriz Gwyneth Paltrow, para el rodaje de la película "Siete años en el Tibet" en los sets de filmación montados especialmente en Uspallata.
pitt
Fotografía Gentileza

"No sabía que era tan famoso en este país", decía por aquel entonces en su arribo al país, entre simpático y asombrado, al observar Brad Pitt la euforia que provocó (sobre todo entre el público femenino) su llegada a la Argentina el 21 de septiembre de 1996, para filmar la película "Siete años en el Tíbet". Pitt arribó y poco después partió en un avión privado que lo traía hacia Mendoza, provincia en la cual tendría lugar el rodaje del film, dirigido por el francés Jean-Jacques Annaud ("La guerra del fuego", "El nombre de la rosa", "El oso").

Vestido con ropa informal, gorra deportiva con la visera hacia atrás y lentes oscuros, Brad Pitt se mostraba una persona simpática y carismática, como recuerdan las crónicas de la época, en su breve encuentro con los medios dentro del aeropuerto de Ezeiza.

Pitt contaba a los medios que viviría durante cuatro meses en la Argentina, a la que definió como un país "excitante para conocer",  mientras durara el rodaje del film donde interpretaría a un andinista austríaco y su pasó por el Tíbet. El actor por aquel entonces llegó acompañado de su pareja, la actriz Gwyneth Paltrow, quien trabajó con él en la película "Seven" más conocida en nuestro país como "Pecados capitales" y que en aquel entonces los medios titulaban como "La pareja mas célebre de Hollywood".

image5d87e09d3f148
Gentileza Archivo Diario Los Andes

Su estancia permanente fue en El Cortijo, un gran Chalet de estilo español, ubicado en las calles Darragueira y Piedras de nuestra Chacras de Coria y cuyo alquiler costó en ese momento unos diez mil dólares mensuales. No obstante, muchos días el actor también vivió en el Regimiento 16 de Infantería de Montaña donde lo hizo en la remodelada casa del jefe del RIM 16, que había sido reacondicionada especialmente para su estadía.

Por aquel entonces el joven Brad Pitt buscaba paz y tranquilidad, pero no fue fácil lograrla, pues sus fanáticos, en especial mujeres, y paparazzis de la época trepaban las murallas de la casona en Chacras o lo seguían incluso hasta Uspallata.

En la chalet, debieron modificar la altura de las paredes, primero con alambrados y tela media sombra, pero luego realizar una estrctura con chapas soldadas, la cual evitaba que las chicas escalaran y espiaran al actor y su novia.

image5d87e012ab415
Fotografía de la época Diario Los Andes

La "Pittmanía" en los 90's generó muchas historias en el colectivo popular lujanino, de hecho se decía que Brad Pitt llegó una noche en su motocicleta, una "Harley Davison" a tomar helado a la heladería Michel con un grupo de asistentes.

Brad pasaba también largas horas en la zona de Uspallata, su personaje en la película era el de Heinrich Herrer, un alpinista austríaco que en la década de 194O conoció al Dalai Lama, de quien recibió una decisiva influencia espiritual y filosófica que lo marcaría durante toda su vida.

El film que en ese momento costó poco más de 60 millones de dólares y fue dirigido por el francés Jean Jacques Annaud, famoso por sus trabajos en películas como El nombre de la rosa y El amante.

De pronto, Uspallata se convirtió en Lhasa, la capital del Tíbet. Allí los actores, la producción, los ayudantes y todo el equipo pasaban horas y horas trabajando, incluso almorzaban y tomaban sus continuos snacks.

image5d87df838b15a
Fotografía de la época Gentileza Diario Los Andes.

Este despliegue de personas y los alimentos que se necesitaban para su mantenimiento hizo que sucediera lo que habitualmente ocurre en Argentina: muchos perros callejeros comenzaron a acercarse para tratar de obtener algo comida.

Pitt es un sensible amante de los animales, y era habitual verlo acariciar a estos perros vagabundos que se acercaban hasta el set. En Mendoza, Brad se encariñó con varios de los perros que a diario aparecían por el rodaje. En total fueron 13 perros los que recogió en la zona de Uspallata, pero no sólo para alimentarlos, sino también para darles atención médica y reubicarlos en hogares responsables.

En tanto para cumplir con esta tarea, se mandó a reacondicionar un camión que sería utilizado para el traslado de los animales hasta la clínica veterinaria de Sergio Biglieri, en Chacras de Coria y entre los cuales se encontraba un dogo argentino que le fue regalado al actor.

Por ese entonces se cuenta que llegaba esta "ambulancia canina" hasta la veterinaria de Chacras y los animales eran atendidos según sus necesidades.

En una entrevista Biglieri supo decir: “Mi primera experiencia con Brad Pitt fue una terrible envidia porque cautivó la atención de todas las mujeres de la zona. Pero después de a poco empezamos con mis colegas a valorar lo que era como persona y su comportamiento con los animales”, habría comentado el veterinario.

En ese entonces un secretario personal del actor se acercó al profesional para preguntarle si estaban dispuestos a prestar atención veterinaria a los animales, con la única condición de que no se difundiera el tema hasta que Brad Pitt se hubiese ido del país. Esa fue la razón por la cual nunca se supieron más detalles de lo sucedido. Se conocía que tanto el actor como su novia se habían llevado perros a Estados Unidos, pero nada se sabía de esta obra de bien.

En tanto la historia de Pitt con los animales no termina allí. Tras las respectivas operaciones, el actor los regaló a algunas personas de Uspallata y a otras de Chacras de Coria, junto a una foto de él mismo con un agradecimiento.

Tanto Brad como su novia Gwyneth aman a los animales, ellos mismos se quedaron con un perrito que habían encontrado en la calle muy herido, otro callejero que se acercó a El Cortijo y un gatito mestizo. Antes de volver a Estados Unidos, regalaron uno de los perritos y el dogo argentino, en tanto que los otros dos animales se los llevaron con ellos al país del norte.

Por aquel entonces uno sus asistentes aseguraron que esta era una práctica habitual de Pitt en cada lugar adonde viajaba para filmar sus películas. De hecho, en su residencia en Estados Unidos tiene un shelter (refugio) en donde mantiene a los animales hasta que son castrados y entregados también en adopción.

Después de permanecer más de cuatro meses en Mendoza, filmando buena parte de las escenas protagonizadas por Brad, el director francés mudó todo su equipo de trabajo a La Plata, capital bonaerense donde terminó la "gira" de rodaje por Argentina. 

Los números de Hollywood en Mendoza:
Se llegaron a emplear 937 personas en un solo día.
Se trajeron a Mendoza 413 extranjeros, 58 monjes tibetanos y 12 yaks.
Hubo 100% de ocupación hotelera en Uspallata durante 70 días y en el hotel Ayelén de Los Penitentes.
Se utilizaron 3 hoteles en Mendoza al 50% entre noviembre y primera quincena de enero. También en Potrerillos y San Martín.

Pitt

Fotografía de la época Gentileza


Pitt

Fotografía de la época Gentileza


pitt
Fotografía de la época Gentileza


Te puede interesar

Certificados SSL Argentina