Día de la Virgen de Luján y serenata para la madre de los lujaninos

Luján de Cuyo 08 de mayo de 2020 Por Redacción
Como cada año, se celebra hoy 8 de mayo su fiesta y su origen se remonta al año 1630.
Procesión
Fotografía Noticias Lujaninas

En una celebración atípica por el contexto de la pandemia, en la madrugada de este día viernes, nuestra madre recibió su homenaje en la Basílica Nstra. Sra de Luján de Cuyo con motivo de su fiesta patronal.

Con música del querido Carlitos Posobón y con la voz de Enzo Navarro, acompañados por el párroco Miguél López D'Ambolla la virgen recibió una hermosa serenata en su día.

Si bien nadie desconoce que la devoción del pueblo argentino a la Madre de Dios y Madre Nuestra, ha sido tan intensa como general, desde los primeros que dió nuestra Argentina. La devoción a la SSma. Virgen María llegó a Buenos Aires en 1630 y desde ese entonces, en todo nuestro territorio argentino, comenzó a florecer el Culto Mariano en sus distintas advocaciones.

Mendoza, y más aún nuestro departamento no fueron ajenos a esta devoción, Por eso y para poder conocer la historia de nuestra Parroquia, necesariamente debemos retroceder en el tiempo.

A principios del siglo XVIII, la vida comercial de la Ciudad de Mendoza lo constituía el tráfico de productos que eran llevados a Buenos Aires en las tradicionales carretas.En esa época, el dueño de unas carretas (D. Pedro Molinas y Vasconcelos) viajaba a Buenos Aires por asuntos de trabajo. Al llegar a destino enfermó gravemente, a tal punto que pensó en regresar a Mendoza para morir en ella.Como en rueda de carretas había oído hablar de las gracias concedidas por la Virgen de Luján, elevó su mirada suplicante implorando el auxilio divino. Con fe y devoción le ofreció a la Virgen que si curaba su mal y recuperaba la salud, iba a ir a su Santuario y convertirse en pregonero de su devoción entre sus paisanos mendocinos.

Su ruego fue escuchado y al restablecerse, agradecido cumplió su promesa y peregrinó al Santuario de Luján en Buenos Aires. Permaneció varios días al pie de la Santa Imagen en fervorosa oración y renovada gratitud. Antes de regresar, compró a unos santeros, una hermosa imagen de la virgen de Luján y la aproximó a la que se veneraba en el santuario, como queriendo contagiarle todas las virtudes para beneficiar a los amigos y paisanos de su terruño.

Este agradecido devoto, como tenía una estanzuela por estos lares y a pocas leguas de la ciudad de Mendoza, donde hizo construir allí un oratorio donde quedó entronizada La Sagrada Imagen.

El Oratorio comenzó a ser muy concurrido y los vecinos comenzaron a venerarla y pedirle toda clase de favores.

La fe y la devoción de los que acudían al Oratorio hicieron que, tímidamente primero y con más pujanza después, comenzaran a levantarse algunos ranchos para albergar a los devotos que acudían a venerar la imagen de la Virgen permaneciendo en oración durante el día. Esto dio origen a nuestro departamento que se establecía en el lugar en forma permanente.

En 1800, como el oratorio resultaba pequeño para dar cabida a tantos fieles, se levanta una Capilla, la primera en Mendoza en honor a la Virgen de Luján. y que ya figuraba en un mapa topográfico de la ciudad de Mendoza realizado en 1802. Esta Capilla de Nuestra Señora de Luján, perteneció a la jurisdicción de la Parroquia Matriz de la Ciudad de Mendoza.

Oración a Nuestra Señora de Luján
«Madrecita de Luján, que acompañas mi caminar; a ti acudo con confianza filial, en Dios pongo mi alegría y mi pesar. Tú que conoces mis alegrías, ayúdame a dar gracias siempre; tú que estás conmigo en mis penas, no te apartes de mí. Tú que eres Madre de todos, enséñame a ser más hermano y prójimo del necesitado. A ti encomiendo mi vida, mi patria y mi familia. Amén».

Te puede interesar

Certificados SSL Argentina Certificados SSL Argentina